Ver

Recorrido del camino de esculturas de Monaco-Ville

Panorama histórico de Mónaco a través de sus esculturas y edificios.
 Salida : Place de la visitation Llegada : Fort Antoine
 Dificultad : Ninguna Tiempo de recorrido estimado : 1h45        
Especificidades : las personas con movilidad reducida no pueden acceder a algunas obras.  Certaines œuvres peuvent être déplacées.


Place de la Visitation
El Lycée Albert Ier bordea al sur la Place de la Visitation. Se enmarca en el antiguo convento de la Visitation, fundado en 1663 por Charlotte de Gramont, esposa del príncipe Luis I. Este establecimiento religioso fue transformado más tarde en hospital, prisión, cuartel y en escuela, por último, por el príncipe Alberto I en 1910.
La Chapelle de la Visitation se encuentra en el mismo edificio que el Lycée. Era la capilla del convento de las Visitandines, fundado por la princesa Carlota de Gramont para la formación de las jóvenes de la comunidad monegasca y sus alrededores. Ha conservado lo esencial del estilo barroco que inspiró a su arquitecto, Marc-Antoine Grigho, un artista muy preciado en Génova.
Junto a la Chapelle se encuentra el Consejo Nacional de Mónaco, la única cámara del parlamento monegasco. Pasando frente al Consejo Nacional se llega a una pequeña plaza en la que se puede admirar el busto de Louis Aureglia (alrededor del 1955), de Paul Belmondo. Louis Aureglia fue presidente del Consejo Nacional en dos ocasiones, de 1950 a1954 y de 1955 a 1958.
Delante del Consejo Nacional se encuentra el Ministerio de Estado, que reúne al gobierno que representa al príncipe. Su deber es administrar el país como monarquía hereditaria y constitucional. El Ministerio de Estado es un edificio imponente. Su segunda entrada principal da al Lycée Albert Ier.  

Plaza del Ministerio del Estado
Delante del Consejo Nacional se halla el Ministerio de Estado y sus jardines. Mientras se pasea por el Ministerio de Estado, se pueden admirar varias esculturas. En primer lugar, verá la ninfa Salmacis, de François-Joseph BOSIO, escultor monegasco. Salmacis es uno de los personajes principales del mito griego de Hermafrodito.
También se puede admirar a un hombre de bronce sentado en un banco. Esta escultura, de George SEGAL, se titula Man on Bench (1984).
Por último, a la derecha del Ministerio de Estado, un poco más abajo, se puede contemplar la obra de Jean-Michel Folon (1934-2005), La Fontaine aux Oiseaux.
De nuevo frente al Lycée Albert Ier, se puede girar a la derecha y el pequeño callejón conducirá hasta la Plaza del Ayuntamiento.

Plaza del Ayuntamiento
El edificio que es hoy Ayuntamiento fue construido a principios del siglo XVII y se declaró como tal en 1901.
Frente al Ayuntamiento se encuentra la Chapelle de la Miséricorde, testigo del arte barroco y cuya primera piedra fue bendecida en 1639 bajo el reinado del príncipe Honorato II (1720-1795).
La Rue Comte Félix Gastaldi alberga en el número 4 el marco de una puerta de estilo renacentista (1530-40), testigo de la reconstrucción del Rocher tras el asedio entre 1506 y 1507.
Un poco más adelante, en la plaza que lleva el mismo nombre, se erige el busto de François Joseph Bosio (1768-1845), artista neoclásico monegasco del Primer Imperio y de la Restauración.

Place du Palais
Siguiendo por la Rue Comte Félix Gastaldi, entre la oficina de correos y el estanco, se accede a la Place du Palais, lugar en el que se construyó una primera fortaleza en 1215 bajo la dirección del cónsul genovés Fulco del Castello (gibelino), en el emplazamiento del actual Palacio.
Los cañones del siglo XVIII dan fe del armamento de la fortaleza.
A la derecha se puede apreciar la estatua de Francisco Grimaldi, genovés del siglo XIII, realizada en 1997 por Kees Verkade. En aquella época, Génova estaba inmersa en una guerra civil entre los güelfos (partidarios del papa) y los gibelinos (partidarios del emperador). En enero de 1297, Francisco Grimaldi, conocido como Malizia, «el malicioso», de los güelfos, fue desterrado de Génova y se propuso capturar la plaza de Mónaco bajo un disfraz. La fortaleza se perdió y se ganó en numerosas ocasiones antes de pasar definitivamente a manos de los Grimaldi en el siglo XIV.
En las cercanías se alza una estatua monumental de Constant Roux, La Science découvrant les richesses de l'océan (1914), en honor del príncipe Alberto I de Mónaco (1848-1922), el «príncipe navegante».
Se puede cruzar la Place du Palais y admirar el cuartel de los carabineros del príncipe.

Las murallas
A la izquierda, con el mar de fondo, se puede apreciar Fontvieille y los acantilados del Jardín Exótico.
Adentrarse en el callejón Sainte-Barbe, contiguo a la tienda de souvenirs, para recorrer las murallas salpicadas de garitas del siglo XVIII y llegar a la Avenue Saint Martin, frente a la catedral y el Palacio de Justicia.
El Palacio de Justicia fue primero una casa, construida entre 1658 y 1659, que dio lugar al actual palacio en 1822.
A la izquierda del Palacio de Justicia, reposa un busto de mármol del príncipe Luis II. Al rodear el Palacio de Justicia, se podrá apreciar la fuente de San Nicolás. A la derecha del Palacio de Justicia, se alza un busto de mármol que representa al príncipe Honorato II (1597-1662) realizado por Lazare Ratto, escultor genovés del siglo XVII.
La catedral de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción fue construida por Charles Lenormand entre 1875 y 1903 siguiendo un estilo neorrománico bizantino. Reposa sobre las ruinas de la iglesia de San Nicolás (construida después de 1252). Admirar en su interior las pinturas de Louis Brea, pintor francés de finales del siglo XV y principios del XVI, es una oportunidad que no habrá que dejar escapar.
Asimismo, se podrá admirar, entre el Palacio de Justicia y la catedral, una fuente coronada por la estatua de San Nicolás.

Los jardines de Saint-Martin
Bajar de nuevo por las escaleras hasta los jardines frente a la Catedral.
Los jardines de San Martín son famosos por sus árboles patrimoniales. La gruta de San Martín es una parada obligatoria, conocida por albergar a hombres desde el Paleolítico Superior, al igual que la estatua de San Martín de Tours, realizada en el taller de Vincenzo Mussner. Se podrán admirar igualmente otras esculturas como Le Carrefour de la Vie, de Edouard-Marcel SANDOZ, o la escultura Invitation (1982), de K. Verkade. Los jardines de San Martín guardan otras esculturas están presentes en los jardines de San Martín, por ejemplo, Ettore e Andromaca (1886), de Giorgio de Chirico.
Un poco más adelante, domina el Mediterráneo la estatua del príncipe Alberto I (1951), de François Cogné. El príncipe Alberto I (1848-1922), apasionado de la ciencia y sobre todo de la oceanografía, mandó construir el Museo Oceanográfico (1898-1910), mundialmente conocido. Sin dejar pasar las estatuas de mármol de Gustave Dussart a la derecha de la fachada (1905). A la derecha del museo se encuentra también Le messager, de ZADKINE (1890-1967).

Le Fort Antoine
La visita continúa a través de las terrazas de las prisiones hasta llegar al Fort Antoine.
Desde la Tour d’Antoine, en la punta de Le Rocher, se puede observar el mar y la entrada al puerto…
Su placa rememora el nombre príncipe constructor, el príncipe Antonio I (1661-1731), y la fecha de su construcción, en 1709.
Caminando por el Fort Antoine, se podrá descubrir L'homme et l'enfant (1999), de Axel CASSEL.
Desde Fort Antoine, se puede volver a pie al punto de partida de la visita de Le Rocher o proseguirla en dirección al Puerto de Hércules y la Condamine.